26 abr. 2006

Crónica de una muerte anunciada.

Jugamos como nunca, perdimos como siempre.

Mexico jugo rekbron, no hay duda. Se puso al tú por tú con un gigante llamado Argentina, al que estuvo a punto de ganarle, y bien.

Pero...

Y eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeesooooo que?!?!?!

La mediocridad invade a la gente culturosa. Y no esta mal. Es gravisimo!!! Como es posible que la gente crea que Mexico podía ser Campeon Mundial? -En que pinche planeta viven, para creer tanta estupidez?

"Le ganamos a Iran, ahora podemos ganar el Mundial!" nos comentaba Marco Dominguez de Periodico El Vigía, que el otro dia un compa suyo le dijo semejante atrosidad.

El otro día, Miercoles para ser exactos, comentabamos en una platica muy agradable entre varios Oportines sobre que tantas posibilidades tenía Mexico de pasar a la siguiente ronda, jugar los 4tos de final, ese mentado 5to juego, y alargar un poco su estancia en la muy placentera Alemania.

Varios, dijeron que las posibilidades eran grandes. Que Mexico tiene wevos, que juega bien, con coraje y que esta vez, si se iba hacer el milagro. Solo Bean, Manuel y Yescas fueron tajantes al decir que Argentina, ya estaba en la siguiente ronda.

Hemos tratado por mucho tiempo de ser adivinos, pero no, aun no lo conseguimos.

Nos tacharon de Anti-patriotas, de no querer a "nuestra selección" y de ser unos amargados. No, nada de eso. Somos realistas, no pesimistas.

Se necesita estar fumado para atreverse a siquiera apostar una cartera de wevos, que Mexico podía ganarle a Argentina. Y vaya, que estuvieron a punto de callarnos la boca, y a putazos.

Mexico jugo muy bien, hubo momentos que domino claramente a Riquelme y compañia, por momentos creímos que si, efectivamente, Mexico jugaría ese famoso 5to juego.

Pero no, no, no y noooooooooo. Con dominar juegos no se gana!!! Con jugar bonito menos!!! y ya basta de tanta porquería de comentarios de que "Ay estoy orgulloso de mi país por que casi le gana a Argentina".

Ni madres. Fue un fracaso y punto.

"Ganar es ganar, no importa como". -Famosa cita celebre de Vin Diesel en la pelicula de Rapido y Furioso.

Imaginemos lo siguiente:

"Brasil, campeona del Mundo!!! tras ganarle a Francia 3 goles por 1, felicidades al Jugador del Partido Ronaldinho Gaucho!!!"

El publico se emociona y de repente, el del sonido dice:

"Oh no, fue un error, Francia Campeona del Mundo!!! porque tuvo el 67% de tiempo el balon en sus pies, estrellos 2 bolas al poste y jugo muy bonito!!! felicidades Francia!"

Eso parece que es lo que quiere Mexico. Llorón. Dejen de lamentarse porque sobre estos casos, ya deberían de estar acostumbrados.

El problema de todo esto, es que el conformismo cae en los jovenes mexicanos, y también en algunos peludos patriotas, que solo demuestran que las respuestas guiadas con el corazón solo provocan risas.

Un caso de la vida real, por ejemplo, es el de los hermanos Covarrubias García (Ruben y Sammy).

Felices por la victoria de Mexico ante un rival de peso como -Iran-, Rubén llego a decir: "Veo a este Mexico en Semifinales." Despues de darle algunos sapes y tratar de hacerle entrar en razon, lo unico que conseguimos fueron muestras de su amor a TV Azteca, que nada tiene que ver con el tema. Bueno si.

Al 2do partido Mexico empata a cero goles, con por supuesto, otro rival de peso (segun las maravillosas televisoras mexicanas como TV Azteca y Televisa) como Angola. Incluso, el tonto de Andre Marin llego a decir la abominable frase de "Angola puede ser la sorpresa del mundial". Vayas comentaristas.

Llego el 3er partido contra Portugal, y por Dios!!! iluminenme a estos niños de hoy en día!

Dominaron a Portugal, si es cierto. Pero a final de cuentas la victoria fue como siempre, para el rival más fuerte. El de más historia, el de más peso, el que tiene más estrellas, o simplemente, el que sabe jugar mejor.

Dice el pequeño Sammy, que casi azota a golpes a Manuel por tirarle kk a Mexico, "Escuchaaa Ruben! dice Manuel que Mexico no le va ganar a Argentina, verdad que si, si dominamos a Portugal bien pelada, facil!!!"

Malditas televisoras, lo que hacen a nuestros niños. Más sorprendente fué la respuesta de Ruben.

"Psss si a wevo, si Portugal ni hizo nada, ahi una que tuvo y la metio, y luego no marcaron el penal y luego esto y luego el otro, y esto tambien, y maldito arbitro, y Zinha la salvación de Mexico, y no lo quiere nadie y esto y el otro..."

Vale madre, Mexico perdio, jugo mal sus 3 partidos antes rivales de "peso" como Iran, Angola y Portugal que con todo y sus 7 suplentes, gano.

Mas o menos quisimos sacar a ese equipito llamado Argentina, pero no, no se pudo.

Como siempre.

Esa es a realidad. Nos vemos en Sudafrica 2010. Talvez con esa nueva "pendejada" que la genta trae, de que por fin Chucho Ramirez va agarrar a la selección y que ahora si vamos a ser Campeones Mundiales, tal vez asi si la vamos hacer.

Insistimos, malditas televisoras que inflan al equipo de los ratones verdes sin saber sus consecuencias.

Sneef sneef, perdimos.

No nos sorprende en lo más mínimo que la tierra que vio nacer a un imbécil como Hitler nos haya demostrado que nuestros peores enemigos somos nosotros. Tampoco nos marean con la juerga insípida de que jugamos con la frente en alto. Ninguna persona puede argumentar en favor de su dignidad el haber movido el culo deliciosamente mientras lo violaban con cinismo. Es indiscutible: un buen juego es aquel que te hace ganar; todo lo demás es triste retórica en beneficio de un país de perdedores.

Ahora bien ¿pretenden argumentar en descargo de nuestro mediocre futbol que jugamos con la frente en alto? Por supuesto que no. Esa dinámica apaciguante, ideal para una nación de desconsolados, forma parte de un almanaque ideológico histórico digno de segundones. La selección la cagó: desde el estúpido autogol hasta su incapacidad de meter más goles. Ojalá vivieramos en una patria donde en vez de otorgar espaldarazos a intentonas predecibles como la de hoy, despreciara duramente el pobre desempeño de aquellos que no supieron rendir como jugadores.

Señores, por favor, abandonen sus tendencias inconodulas y arresten a la pandilla de jugadores incapaces que nos representan. Esos hijos de puta ganan excelentes sueldos, los entrenan de forma envidiable, aparecen en revistas para antojo de nuestras mas anheladas hembras, y todavía les regalamos aplausos y apoyo para que nos representen en el fracaso predecible (invariablemente, a pesar de todo lo que poseen, sabemos que van a perder).


Conocemos subempleados, obreros malpagados, maquilogatas, vil servidumbre de ricachones, a quienes no se les permite ningún error en pos de perder sus miserables empleos.

Preguntamos señores ¿para que mandamos a ese hato de zanganos a representar una parodia de nuestro destino manifiesto? Si sabemos que vamos a perder ¿para que invertimos? Si, a priori, entendemos nuestro invariable destino, ¿que clase de esperanza enferma nos conmina a empujar nuestra esperanza al mismo e insondable acantilado?

Mejor que manden nada. Carajo, o por lo menos que experimenten. Si sabemos de antemano que vamos a perder y que no vamos a rebasar octavos de final, por lo menos pudieramos hacerlo de forma divertida. Manden algún seleccionado con alguna tara mental, quizá algún expresidiario o psicopata incorregible que estuviera dispuesto a sacar una pistola en pleno juego para reventar a cualquier jugador del equipo contrario.

Si la historia de nuestro destino es la misma ¿no valdría la pena hacerla divertida? Es como la vida, carajo.


Por lo pronto proponemos que la próxima selección realmente nos represente. Los cuadros típicos de nuestros jugadores están viciados y los técnicos y empresarios han olvidado que el verdadero futbol se halla en las calles. Hemos visto grandes jugadores en canchas hediondas de barrio, en la 89, en los pastizales de San Antonio de las Minas, y en las calles de colonias peligrosas. Hemos visto chamacada con juego violento, audaz, vertiginoso, apasionado y concreto. Hemos presenciado juegos donde el puto referi es, a lo mucho, el cabrón que va dar fe del lesionado antes de llamar a la Cruz Roja.

Por favor, saquen a damiselas engreidas de nuestras canchas, nenas lindas y seudometrosexuales como Fonseca o Rafa Marquez, o divas engreidas que olvidaron sus origenes como Cuahtemoc Blanco.

Igual que con los políticos, debemos tratar a nuestros jugadores de futbol con la bota del desprecio: ¿no sirves? Pues a chingar a su madre...

Lo peor de todo, es que este dos de Julio aplicaremos el mismo discurso desabrido: Gane quien gane, nos van a chingar, pero "ay, de manera democrática". No se que es peor, que por 70 años nos impusieran al verdugo o que, ahora, deliberadamente nos hagan creer que podemos escogerlo entre una pandilla de inútiles e incapaces.


Por eso refrendemos nuestra postura: No apoyen al fracaso, no lo validen. No es apatía, carajo, es un cambio de visión, es el no-hacer como una forma de reconstruir nuestros propositos como país. Es menester despreciar nuestras instituciones, rechazarlas categóricamente, para originar un cambio. Estamos hartos de conformarnos con "el menos peor de todos" o con frases sobadas como "perdimos con dignidad".

Nos vemos en Sudafrica 2010. Como dice el Marco, si es que todavia hay planeta.

Nos vemos.