18 ene. 2006

El blog y la mierda.

Que ingenua nós parece la gente que supone que nuestro blog es para ahogar penas. Pena deberían de sentir ellos al momento de meterse a nuestro pequeño cyber congal. Amables lectores, saltamontes, somos un equipo de futbol en un medio tan simplista y general como la blogsfera, que nos dedicamos a postear sobre la Comunidad Futbolera. Nada más.

Bueno, tambien hablamos a veces de los resentidos que fueron echados a punta de crítica de sus equipos, y que ahora son la representación del ridículo; incluso culturosos que armaron pleitos y gritos en bares por lo que posteamos sobre ellos. Se acuerdan del fan de Fello que arrojo cerveza en la playera de Manuel en los baños del Papas? -Que manera de desperdiciar la cerveza... y ah esos fans, que putos nos salieron, y que momento tan mas vergonzoso nos resulto ese episodio... gritando entre la horda de borrachos "Dejen a mi amigo y deje de poner cosas en la pagina!"

La Comunidad Futbolera va de mal en peor. Pequeños jugadores con complejo WANNA BE -diria el Edy- andan paseando sus fantochadas por los campos, no han hecho nada, solo ellos se lo creen. Si sus pinches goles se vendieran como libros, nadie los compraria ni para limpiarse el culo, ni para acomodarlos en la jaula del perico que chilla tantas pendejadas como ellos.

No todo en la vida es futbol. Hay gente indiferente al futbol, nuestras novias como ejemplo jeje, ellas son personas que les vale un pepino (bueno, algunas esta claro).

Dejen de arrojar salivazos a un mundo donde fracasaron, donde nadie les hace caso, por aburridos, por pomposos, por imbéciles, por rebuscados, por fantoches. Quieren infectar a todos como lo que ustedes son. Váyanse a tomar por el culo, por favor.

Que si el Oporto hace esto y el otro... es algo que les debería importar a ustedes un bledo. Miren a su alrededor, revisen las tertulias a donde asisten y vayanse dando cuenta de la mierda que los rodea ¿A poco creen que es muy lindo tolerarlos? -Tomen coca cola y sean felices.
***
Cierto dia, por ahi por la zona palmar, papas... después de un buen cotorreo, y un cocktail insípido de ron, en un bar repleto por una mitad de maricas y otra de culturosos (vaya mezcla), un wey que se presentó con el nombre Ruben (tu no rejega) me pidió de mi cerveza, y le ofrecí la botella para que se siriviera a su antojo: casi la vació. No importa. O si importa: cuando le pedí el mismo favor, el pendejo apenas y me sirvió un chorro de su caguama recién abierta. Me dio más risa que irritación.

A los minutos, el wey saca una foto de el en Italia con Mauro Camoranesi y la pone sobre mi mesa. Ese soy yo con Mauro, se jactó. Me lo estas presumiendo o me estas regalando la foto, le pregunté. Te la estoy vendiendo, dijo. Me estas vendiendo una foto tuya en Italia? -No tengo dinero, mentí. Entonces te lo estoy presumiendo, porque esos si son viajes... no como los del Oporto en España, contestó. Sentí ganas de reirme pero le respondí: Las fotos, amigo, no se presumen... pero esta foto que traigo en mi cartera con mi compitas del Oporto, con sus playeras firmadas por Becks, Zizou y Lucho Figo en el complejo deportivo Las Rozas de Madrid... tu foto amigo, con todo y Mauro Camoranesi se viene wango con la mia.


-Amigo. No tengo palabras para describir la foto que me acabas de enseñar. Dijo apenado.

Yo sé que ese Ruben no es mala persona; he aprendido a entender esa clase de desplantes. Pero hay veces que es mejor reir que hablar.