22 dic. 2005

El Cinismo Oportiniano.

Nos acompañamos de un gran motivo para no postear, para no pensar, para no (para no, para no, para no).

Nos acompaña a todas partes. Nos sugiere una gran calma, y se embalaga de nuestra apatía. Si fuera mujer, tendría los ojos verdosos, el cabello casi rizado, con enormes pechos donde bien podriamos recostar nuestra deliciosa indiferencia.

La experimentamos desde la semana pasada. Una saciedad absoluta. Una verdadera lástima no poder llevarla con nosotros. Nos ayudaría, por ejemplo, a no escribir aquí. A gozar de una indiferencia aun más grande, una indiferencia afásica.

Es nuestro problema: No vivir nuestra indiferencia haciendo absolutamente nada.

Y si hay algo indiferente para nosotros, eres tu amable lector :p